miércoles, 29 de agosto de 2012
   
 
 
Momentos cuando el cadáver de Luver Riera era sacado de la vivienda
Foto: Luis A. Ramírez
 
OTRAS NOTICIAS
 
Ministra Varela destaca total normalidad en centros penitenciarios del país
ver noticia

Ramírez: Investigación técnica comenzará una vez se despeje área del siniestro en Amuay
ver noticia

Comienza proceso de enfriamiento en tanques de Amuay
ver noticia

Fiscalía crea línea telefónica 0800- AMUAY MP
ver noticia

Joven revalidó su vocación médica con incidente de Amuay
ver noticia
Al parecer lo irritaba el éxito de la dama
Mató a su mujer y luego se suicidó

Elier Galicia
Fecha de publicación: domingo, 06 de noviembre de 2011
Actualizado: 1:20 am
 


La rabia y los celos se conjugaron en un cuadro amoroso que desencadenó en muerte, cuyo escenario es una vivienda ubicada en la calle Bolívar del sector La Sabana de Churuguara, Municipio Federación.




Los protagonistas son Johana Rosalía Romero de 31 años y su marido Luver Riera de 48 años. Ella era técnico superior en Química, gerente de un agente autorizado de telefonía móvil. Él era taxista, residenciado en Coro, y viajaba todos los fines de semana a Churuguara a compartir con ella. Así, en ese constante ir y venir, Johana y Luver tenían 10 años juntos. Del fruto de esa relación nació una niña que actualmente tiene 9 años.



La relación entre ambos aparentemente era normal. Por eso sus familiares quedaron sorprendidos al encontrarlos muertos en su habitación. Ella tenía dos balazos: uno en la cabeza y otro en el pecho; él, un disparo en la sien. Todo indica que mató a Joha-na y luego se suicidó. Disparos de odio y celos En la calle Bolívar reinó el desconcierto. Como suele pasar en este tipo de hechos, nadie sabe ni vio nada. La casa donde ocurrió el crimen es propiedad del padre de Johana. Allí vivía la joven profesional con su padre, su pequeña y la esposa de su papá.



El éxito alcanzado por la joven la llevó a ubicarse en una posición económica estable que recientemente le permitió adquirir un automóvil nuevo de agencia. Además estaba construyendo un anexo en la casa de su padre donde estaba a punto de mudarse con su niña y su marido.



Se supo de manera extraoficial que la pareja enfrentaba una crisis. Presuntamente, él tenía celos de que Johana adquiriera cada vez más solvencia económica, "le irritaba su éxito", reveló una persona allegada a Johana y Luver.



Ayer en la mañana, Luver compró unos cables para instalar un acondicionador de aire en el anexo de la casa. Johana estuvo toda la mañana en el establecimiento que gerenciaba, ubicado en la calle Padre Aldana, a pocos metros del local comercial de su padre. A las 11:30 de la mañana salió hasta su casa, iba a hacer almuerzo para ella y su papá. Pero Johana no regresó al local.



Enla casa donde ocurrió el crimen se rumoró que su papá la llamó varias veces al teléfono, pero no respondía. A las 12:30 del día, preocupado por no saber qué había pasado, se dirigió a la casa y al entrar al cuarto se encontró con la dantesca escena: Johana y Luver estaban muertos, ambos cadáveres quedaron uno al lado del otro, en un extremo del cuarto quedó la pistola con la que Luver asesinó a su mujer y luego se suicidó. A esa hora del día su hija estaba fuera de la casa.



Los familiares de Jo-hana Romero no salen del asombro. Mientras el Cicpc realizaba las experticias y levantaba los cadáveres, los allegados no encontraban respuesta a lo sucedido; lloraban al ver el triste final que tuvo esta exitosa mujer, la tercera de seis hermanos.



Se espera que el Ci-cpc en los próximos días ofrezca una versión oficial del caso. Mientras tanto, en el centro de mesa ubicado en la sala de la casa sólo quedaron fotos de algunos momentos felices que se observaban de lejos en portarretratos de la pareja.



Segunda mujer asesinada en menos de 48 horas



Johana Romero es la segunda mujer asesinada en el estado Falcón en menos de 48 horas. El jueves por la noche fue acribillada en Mataruca Reidy Rumay, docente universitaria, de 34 años. Hasta ahora se desconocen las causas; lo curioso es que ambas víctimas eran profesionales, exitosas y productivas.
 
 
 
 
Derechos Reservados 2012
Editorial Nuevo Día C.A. RIF- J- 31061397-4 | UANESI C.A. RIF- J-31617565-0